jueves, 25 de abril de 2013

dormitorios infantiles

Siempre nos ha parecido muy divertido vestir el dormitorio de un niño por lo desenfadado que puede llegar a ser. Es uno de los espacios donde se puede aplicar más la creatividad de los adultos. Podemos jugar con los colores con mucha libertad, así como con las proporciones. Para que el resultado no sea excesivamente caótico, consideramos que una buena solución es ir a una base general en colores neutros: blancos y madera de haya , por ejemplo, y luego aplicar notas de color con los accesorios: cojines, papeles pintados, ropa de cama, tapizado de sillas o lámparas. 

Con esto conseguimos un equilibrio cromático perfecto y además el color, que es de lo que más nos podemos llegar a cansar, reside en los pequeños elementos que tienen más rotación en un dormitorio, frente a los grandes muebles como cama, cómoda, armario. 

Os dejamos algunas imágenes para que os inspiréis!!  























fuentes de las imágenes aquí