miércoles, 15 de mayo de 2013

Tarimas de Madera Natural

Son muchos los clientes que quieren renovar el suelo de casa por uno de madera natural. Nos piden que les aclaremos qué tipos de tarimas hay en el mercado en madera y que les expliquemos las diferencias, ventajas y desventajas de cada uno de ellos. Todas esas notas que hemos ido compartiendo con nuestros clientes, para que tengan criterio a la hora de elegir el suelo que finalmente le colocaremos, queremos compartirlo hoy en nuestro blog.

01. Tarimas de Chapa. 

Son las más sencillas de todas las que vamos a ver y también la solución más económica en madera natural. Su composición es la siguiente: la cara superior es una chapa de madera natural de unas 0.6 micras. Esta chapa de madera natural va pegada sobre un tablero de alta densidad (HDF). 

Estas tarimas a simple vista tienen un aparente acabado de madera natural, pero al ser un chapado mínimo no admiten acuchillados posteriores, con las desventajas que ello supone. Por lo tanto, es bastante limitada para aquellas personas que quieran hacer una inversión en el suelo para "toda la vida".

Colocación: Se suelen colocar con un sistema de machiembrado sin cola. Suelen llevar un tratamiento especial de protección en los cantos de la tabla para proteger la chapa. 

Espesor: Su espesor total suele ser de 5mm por lo que es ideal en los casos que se quiera renovar el suelo pero no se cuente con mucho espesor. 


tarima de chapa


02. Tarimas Bicapa o Tricapa

Estas tarimas son un poco más complejas y la gran diferencia con la anterior es que la capa noble o capa de madera natural tiene mayor espesor, como mínimo: 2,5 mm. Se componen de una base inferior de estabilización y una o dos capas de madera resistente y barata, como pino o abeto, y la capa superior o de acabado es de madera noble. Esta capa suele ser de 3mm, 4mm o 6mm. de espesor. 

Este tipo de suelos, relativamente novedosos, consiguen un acabado de la misma calidad visual que las tarimas de madera maciza, superándolos incluso en algunos aspectos, como en estabilidad dimensional, ya que al disponerse las capas intermedias las deformaciones de las piezas debido a la humedad o temperatura disminuyen. 

Gracias al espesor de la capa noble, permite varios acuchillados. Nosotros aconsejamos ir como mínimo a una tarima de 4mm de capa noble, para rentabilizar la inversión. 

Colocación: Estas tarimas suelen incorporar un sistema de anclaje tipo clic. Aunque también se pueden recibir sobre rastreles o pegada a la solera. 

Espesor: Su espesor ya es superior al de las tarimas anteriores, puede variar entre 10mm - 15mm.

tarima bicapa

tarima tricapa



03. Tarimas Multicapa

Son similares a las anteriores, pero su capa inferior está más elaborada, al llevar más de dos capas de madera resistente y barata. Las sucesivas capas llevan siempre las vetas en perpendicular unas con otras, aumentando las ventajas de estabilidad dimensional de las tarimas bicapa y tricapa.

Por lo tanto estas tarimas son las más estables, mucho más que las bicapa o tricapa y que una tarima de madera maciza. También tienen un precio más elevado que las anteriores, pero para nosotros es la mejor opción de todas, ya que con este tipo de tarimas podemos ir a cualquier ancho de lama, gracias al sistema inferior de multicapa, su comportamiento será muy estable, tenga el ancho que tenga. 

Colocación: También suelen incorporar un sistema de anclaje tipo clic. Aunque también se pueden recibir sobre rastreles o pegada a la solera, dependerá del espesor con el que se cuente en la vivienda actual. 

Espesor: Podemos ir desde 1,4 cm a 2,2 cm. Funciona bien con cualquier espesor, aunque se comporta mejor a mayor espesor. 









04. Tarimas Macizas

Por último llegamos a las tarimas macizas, es decir, aquellas en las que todo su espesor es madera. Son muy resistentes y consistentes, pero tienen algunas limitaciones que es conveniente saber. 

La madera maciza se comporta mejor en anchos de lamas inferiores, no superando los 14 - 16 cm. A partir de ahí la madera con los cambios de temperatura y humedad tiene más probabilidades de sufrir movimientos que muchos clientes finales entienden como defectos, cuando en realidad es el comportamiento natural de la madera maciza. 

También nos limita el espesor, ya que una tarima maciza para que funcione bien colocada sobre rastreles tiene que ir a mínimos de 1,8 cm de espesor. Por debajo de eso no es recomendable ya que puede pandear. 

Colocación: La madera maciza se puede colocar con el sistema clic, menos recomendado, ya que la madera está suelta y sufrirá muchos cambios. Sobre rastreles y, por último, la mejor opción: pegada, será la que más controle los movimientos de la madera maciza. 






Si queréis renovar el suelo de vuestra casa por una tarima de madera, pero no tenéis claro cuál elegir en función del acabo y cuál será la mejor solución en función del acabo que tenéis actualmente, no dudéis en llamarnos, ¡os ayudaremos sin ningún compromiso!