jueves, 24 de enero de 2013

Nuestro patio de la melancolía


Hoy vamos a hablar de uno de nuestros últimos proyectos.
Actualmente estamos colaborando con unos arquitectos que han desarrollado una casa patio. Nosotros le estamos dando forma a los patios que conforman la vivienda y que en definitiva le darán carácter y personalidad a la misma.

La vivienda gira en torno a tres patios a modo de bandas. Uno de ellos, el patio norte, situado a una cota inferior del acceso, es el que hemos terminado de desarrollar y hoy os vamos a contar.


Le hemos titulado el patio de la melancolía. ¿Por qué? Porque para nosotros este jardín simboliza el recuerdo, el silencio, la melancolía… sus bajos niveles de soleamiento y su posición en la vivienda respecto al resto de zonas, junto con el bajo nivel de actividad en el mismo, ya que los espacios interiores de la vivienda que vuelcan hacia este jardín tienen poca concurrencia, hacen de él un espacio posiblemente deshabitado, sombrío y muy húmedo. Estos adjetivos que en principio pueden resultar negativos para un espacio exterior, en este caso, nuestra intención es darles la vuelta y transformarlos en sus virtudes. Queremos que sea un patio silencioso, quieto, tranquilo cromatica y volumétricamente y, sobre todo, relajante para el sentido visual.


Por lo tanto, este patio será un espacio verde concebido para SER CONTEMPLADO.

Nos hemos esforzado en crear un bello telón de fondo, captador de serenidad. Apoyados como siempre en la vegetación, hemos elegido especies que nos transmitan eso mismo que sentimos cuando pensamos en él: melancolía.
En el plano árboles hemos ido a dos tipos de abedules (Betula alba y Betula albosinensis), de troncos dramáticos y con aires decadentes. Así como alguna tímida y lángida nota de color con los bellos magnolios de hoja caduca (Magnolia x soulangeana).
En el plano de arbustivas hemos optado por especies que nos recuerdan a espacios sombríos y humedos, como los helechos. También hemos querido crear una masa de arbustos que nos transmitan fragilidad y delicadeza, optando por Nandina domestica. Y para contrarrestar la ligereza del bambú sagrado, lo combinamos con diferentes variedades de Hosta, de hojas grandes que darán algo de peso a la combinación arbustiva.

En el plano de arbustos focales, hemos elegido un tipo de bambú (Fargesia nitida) elemento que aportara cierta verticalidad a la composición general, así como cierto movimiento.

Como telón vegetal de fondo, en el plano de trepadoras, hemos querido bañar el muro de hormigón con trepadoras que manifestarán los diferentes cambios estacionales, con otoños drámaticos en color (Hydrangea petiolaris + Panthenocissus tricuspilada)


esquema planta patio de la melancolía