miércoles, 23 de enero de 2013

alicatando

Hemos acabado con el alicatado de nuestra actual obra en Duque y queremos compartir con vosotros unas recomendaciones básicas.

Primero, es recomendable empezar por los suelos. Así que antes de nada, averiguar si las paredes están a escuadra o no, para poder dar soluciones en el replanteo de las piezas. Si hay alguna desviación, no queda nada bien que la junta de las baldosas coincida con una alineación de muebles, ya que con eso sólo conseguiremos enfatizar esa mínima desviación de centímetros.

Antes de empezar a adherir baldosas es aconsejable hacer un replanteo previo, sobre todo si vamos a pieza de gran formato. En la foto os mostramos nuestro replanteo de piezas en el suelo de la cocina.

Replanteando suelo en cocina

Una vez replanteado y marcando el eje en obra, empieza la colocación. Lo ideal es pegar las piezas a una superficie lisa con cemento cola (su denominación más conocida: pegoland). Se aplica el pegoland en toda la superficie dejándole un acabado rallado para mayor adherencia. Entre pieza y pieza, para respetar la junta de alicatado, se colocan unas crucetas, que se retirarán una vez seco.

mezcla de cemento cola, llana rectangular dentada y caja de crucetas
Base de cemento cola rallado y baldosas con crucetas

OJO: Es importante que el cemento cola sea el indicado para el tipo de soporte sobre el que se va a trabajar, así como para la pieza a alicatar. No es lo mismo colocar piezas cerámicas, porcelánicas, granitos o mármoles! Cuidado con eso, no todo vale para todo.

Una vez terminado el suelo, se protege y se empieza a alicatar paredes. Aquí es igual de importante un buen replanteo previo a la colocación de piezas. Aunque esté todo dibujado en un plano, siempre es aconsejable volver a revisarlo en obra, con las personas que lo van a instalar.


Protección del suelo con cartones
Replanteo de piezas antes de empezar

Detalle de despiece con su plano
Una vez se terminen de alicatar suelos y paredes, hay que rellenar las juntas que se han dejado entre piezas, para conseguir la uniformidad de toda la superficie pavimentada. Se tiene que buscar un material de relleno adecuado y que además tenga una coloración similar a las baldosas.

NUNCA rellenar las juntas con mortero de cemento. El cemento es un material poroso y permeable, por lo que absorbería toda la humedad, pudiendo a la larga desprenderse baldosas. Además el mortero araña a las piezas en su aplicación. Hay que ir a materiales que garanticen la impermeabilidad del conjunto sin dañar su superficie.

Para rellenar las juntas esperamos unas 24 horas desde la colocación de las baldosas. Luego limpiamos todas las juntas de separación con una espátula. Rellenamos junta a junta, asegurando que la pasta penetra en todo el espesor de la misma y por último, lo más importante, la limpieza, ya que son materiales muy agresivos y si no se limpia a tiempo luego es muy difícil de retirar. Se limpiará junta a junta con una esponja húmeda. Dejamos secar y en 48 horas estará listo nuestro cambio de revestimiento!